Skip to main content
Effective Health Care Program

Tratamiento y prevención de infecciones por C. difficile

Revisión de la investigación para adultos

Consumer Summary

¿Es esta información apropiada para mí?

Esta información es apropiada para usted si:

  • Su profesional de atención médica le dijo que usted o la persona a quien cuida tiene infección por Clostridium difficile (CDI, por su sigla en inglés). La CDI causa diarrea acuosa y cólicos en el abdomen. Clostridium difficile se conoce también por los nombres de "C. difficile" o "C. diff."
  • Usted tiene 18 años o más. Esta información proviene de investigaciones realizadas en adultos.

¿Qué aprenderé en este resumen?

Este resumen responderá a las preguntas siguientes:

  • ¿Qué es una infección por C. difficile?
  • ¿Cómo se trata la CDI?
    • ¿Qué han encontrado los investigadores acerca de los tratamientos para CDI?
    • ¿Qué efectos secundarios pueden tener los tratamientos para CDI?
  • ¿Qué puedo hacer para ayudar a prevenir la CDI?
  • ¿Qué debo considerar al decidir sobre el tratamiento de mi CDI?

¿Cuál es la fuente de esta información?

Esta información proviene de un informe de investigación financiado por la Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica; AHRQ, por su sigla en inglés), una agencia del gobierno federal.

Para escribir el informe, los investigadores revisaron 56 artículos de investigación científica que informaban sobre estudios para prevenir y tratar la CDI. Son estudios que se publicaron hasta abril de 2015.

Profesionales de atención médica, investigadores, expertos y el público brindaron opiniones y sugerencias sobre el informe antes de su publicación.

Conozca su condición

¿Qué es una infección por C. difficile?

A C. difficile infection (CDI) results from a type of bacteria (or germ) called Clostridium difficile infecting your large intestine. If C. difficile bacteria in your intestines grow out of control, they can cause an infection.A C. difficile infection (CDI) results from a type of bacteria (or germ) called Clostridium difficile infecting your large intestine. C. difficile bacteria are common and can be found everywhere. These bacteria can be found in the air, in water, or on items such as door knobs, sinks, and countertops. Small amounts of C. difficile bacteria are even found in many people's intestines.

La infección por C. difficile (CDI) es causada por un tipo de bacterias (microbios) denominado Clostridium difficile, que infectan el intestino grueso. Las bacterias C. difficile son comunes y pueden encontrarse en cualquier parte. Pueden encontrarse en el aire, el agua o en objetos como picaportes (perillas), lavabos y cubiertas de muebles. Incluso en los intestinos de muchas personas se encuentran cantidades pequeñas de bacterias C. difficile.

Si la cantidad de bacterias C. difficile en los intestinos aumenta sin control, pueden causar una infección. Esto puede ocurrir después de que la persona toma antibióticos. Los antibióticos son un tipo de medicamento que combate las infecciones causadas por bacterias. Cuando toma antibióticos, también pueden morir las bacterias intestinales normales que ayudan a mantenerlo sano. Cuando eso sucede, bacterias como C. difficile pueden aumentar sin control. Cuando una persona tiene CDI, pueden enfermarla las sustancias químicas llamadas toxinas que producen las bacterias C. difficile.

La CDI afecta a cerca de 500,000 personas en Estados Unidos cada año. La CDI puede ser desde leve hasta grave. Los síntomas más frecuentes de CDI son la diarrea acuosa (tres o más veces al día durante 2 o más días) y dolores abdominales de tipo cólico. Algunas personas con CDI pueden enfermar muy gravemente. En casos excepcionales, la CDI grave puede poner en peligro la vida.

Los síntomas de una CDI grave pueden ser:

  • Diarrea acuosa frecuente (hasta 15 veces) durante el día y la noche
  • Cólicos y dolor abdominal que pueden ser intensos
  • Sangre o pus (una sustancia espesa, amarillenta) en sus defecaciones
  • Hipersensibilidad en el abdomen
  • Inflamación del abdomen
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Vómito
  • Agua insuficiente en el cuerpo (lo que se llama "deshidratación")
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso

¿Qué factores aumentan el riesgo de CDI?

Cualquiera puede enfermar de CDI, pero algunas personas corren mayor riesgo. El riesgo de adquirir CDI puede ser mayor si:

  • Ha tomado antibióticos en los últimos 30 días.
  • Tiene un sistema inmunológico débil a causa de una enfermedad persistente.
  • Ha estado en el hospital o en un centro de atención a largo plazo.
  • Tiene 65 años o más.
  • Tiene enfermedad intestinal inflamatoria.
  • Ha tenido CDI una o más veces en el pasado.
  • Toma un medicamento para disminuir la cantidad de ácido en el estómago, como Prevacid®, Tagamet®, Prilosec® o Nexium®. Estos medicamentos se llaman inhibidores de la bomba de protones (PPI, por su sigla en inglés).

¿Puede repetirse la CDI después del tratamiento?

En algunas personas, la CDI puede repetirse después de terminar el tratamiento. De cada 10 personas que antes tuvieron CDI, entre 3 y 6 volverán a tenerla.

Conozca sus opciones

¿Cómo se trata la CDI?

Existen diversos tratamientos para la CDI, entre ellos:

  • Antibióticos para tratar la CDI.
  • Probióticos, que se toman junto con un antibiótico para evitar que la CDI se repita.
  • Trasplante de microbiota fecal si los antibióticos no resuelven la CDI o esta sigue repitiéndose.

Estos tratamientos se explican en mayor detalle en las páginas siguientes.

¿Qué se puede decir de los medicamentos contra la diarrea (antidiarreicos)?
Hable con su profesional de atención médica antes de tomar cualquier medicamento antidiarreico sin receta (como Pepto-Bismol®, Kaopectate® o Imodium®) para la CDI. Estos medicamentos pueden empeorar la CDI.

Antibióticos

Si la CDI se presentó después de que tomó un antibiótico, su profesional de atención médica puede ordenar que deje de tomarlo. Probablemente le dará un antibiótico distinto para tratar la CDI. El antibiótico que recomiende su médico dependerá de la disponibilidad y el costo del medicamento, de que esté cubierto por su seguro médico y de la gravedad de su CDI.

Nota: Nunca deje de tomar ningún medicamento sin antes consultar con su profesional de atención médica.

Su profesional de atención médica probablemente le recomendará primero uno de estos antibióticos:

  • Metronidazol (Flagyl®)
  • Vancomicina (Vancocin®)

Si el metronidazol (Flagyl®) y la vancomicina (Vancocin®) no son eficaces para tratar su CDI, su profesional de atención médica puede recomendarle un tipo más nuevo de antibiótico:

  • Fidaxomicina (Dificid®)
    • La fidaxomicina es mucho más costosa que el metronidazol y la vancomicina. El costo para usted depende de su plan de seguro médico.
    • La mayoría de los planes de seguro médico no cubrirán la fidaxomicina hasta que se hayan probado antes el metronidazol y la vancomicina y ninguno haya servido.
¿Qué encontraron los investigadores acerca de los antibióticos para la CDI?
Antibiótico ¿Qué encontraron los investigadores?
Metronidazol (Flagyl®)
  • Sirve para tratar la CDI en la mayoría de las personas.
  • La probabilidad de que la CDI se repita es la misma después del metronidazol (Flagyl®) que después de la vancomicina (Vancocin®).
Vancomicina (Vancocin®)
  • Sirve para tratar la CDI en la mayoría de las personas.
  • Es un poco más eficaz que el metronidazol (Flagyl®).
  • La probabilidad de que la CDI se repita es la misma después de vancomicina (Vancocin®) que después de metronidazol (Flagyl®).
Fidaxomicina (Dificid®)
  • Actúa con la misma eficacia que la vancomicina (Vancocin®).
  • La probabilidad de que la CDI se repita es menor después de la fidaxomicina (Dificid®) que después de la vancomicina (Vancocin®).

¿Qué efectos secundarios pueden tener los antibióticos para tratar la CDI?

La Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos; FDA, por su sigla en inglés), de Estados Unidos, menciona los siguientes efectos secundarios posibles de los antibióticos para tratar la CDI. El hecho de que un efecto secundario sea posible no significa que usted lo tendrá.

Posibles efectos secundarios de los antibióticos para tratar el CDI
Antibiótico Posibles efectos secundarios
Metronidazol (Flagyl®)
  • Náuseas
  • Vómito
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida del apetito
  • Diarrea
  • Dolor en el abdomen
  • Estreñimiento
  • Sabor metálico en la boca

Advertencia: El metronidazol (Flagyl®) puede causar daño a los nervios y convulsiones, aunque son efectos infrecuentes.

Vancomicina (Vancocin®)
  • Náuseas
  • Dolor en el abdomen
  • Bajo nivel de potasio en la sangre
Fidaxomicina (Dificid®)
  • Náuseas
  • Vómito
  • Dolor en el abdomen
  • Conteo bajo de glóbulos rojos (anemia)
  • Conteo bajo de glóbulos blancos (neutropenia)
  • Sangrado en el estómago

Probióticos

Para tratar de evitar que se repita la CDI, su profesional de atención médica puede sugerirle que tome probióticos junto con el antibiótico para tratar la CDI. Los probióticos son bacterias y otros organismos microscópicos benignos que se encuentran normalmente en el cuerpo. Los probióticos se toman como suplementos dietéticos. Están incluidos en algunos alimentos, como el yogur, el kéfir (bebida a base de leche fermentada), bebidas de soya, suero de leche, algunos quesos blandos y leche enriquecida. Los probióticos también vienen en forma de pastilla para tomarse por la boca.

Nota: La FDA aprueba la calidad y la seguridad de todos los medicamentos de venta con y sin receta. Sin embargo, los suplementos dietéticos, como los probióticos, no necesitan aprobación de la FDA. Cuando considere tomar un suplemento dietético, revise siempre la etiqueta para verificar que se haya probado la calidad del suplemento.

¿Qué encontraron los investigadores acerca de los probióticos?

El diagrama siguiente enumera varios tipos de probióticos y lo que los investigadores encontraron sobre cada uno.

Hallazgos sobre los probióticos
Tipos de probióticos ¿Qué encontraron los investigadores?
Saccharomyces boulardii (llamado también S. boulardii) No parece ayudar a evitar el regreso de la CDI cuando se añade al tratamiento con un antibiótico, pero se requiere mayor investigación para saberlo con certeza.
Lactobacillus Parece ayudar a evitar que la CDI regrese cuando se añade al tratamiento con un antibiótico, pero se requiere mayor investigación para saberlo con certeza.
Una combinación de dos o más tipos de probióticos Parece ayudar a evitar que la CDI regrese cuando se añade al tratamiento con un antibiótico, pero se requiere mayor investigación para saberlo con certeza.

¿Qué efectos secundarios pueden tener los probióticos?

Los probióticos suelen ser seguros en las personas que están sanas en general. Entre los efectos secundarios posibles de los probióticos están aumento de gases y distensión abdominal (hinchazón).

En personas con un sistema inmunológico débil, S. boulardii puede tener efectos secundarios graves, como una infección por hongos que ponga en peligro la vida. Es importante que hable siempre con su profesional de atención médica antes de tomar probióticos.

Trasplante de microbiota fecal

El trasplante de microbiota fecal (FMT, por su sigla en inglés) es un nuevo tipo de tratamiento para la CDI. Su profesional de atención médica puede sugerir un FMT si los antibióticos no resuelven su CDI o si esta sigue repitiéndose. El objetivo del FMT es devolver algunas de las bacterias "buenas" a sus intestinos. Para lograrlo, su profesional de atención médica toma una cantidad pequeña de heces que contengan bacterias sanas de una persona que no tenga CDI, y la coloca en su intestino. Las heces pueden provenir de un familiar cercano o de un donante sano de un banco de heces.

¿Qué encontraron los investigadores acerca del FMT?

Los investigadores encontraron que el FMT parece ayudar a detener la diarrea y a evitar que se repita la CDI, pero se requiere mayor investigación para saberlo con certeza.

¿Qué efectos secundarios puede tener el FMT?

No hay mucha investigación sobre los efectos secundarios a corto y largo plazo del FMT. Hay la posibilidad de sangrado o infección, pero el riesgo es bajo.

Otros efectos secundarios posibles del FMT pueden ser:

  • Diarrea
  • Cólicos estomacales
  • Náuseas
  • Eructos
  • Estreñimiento

¿Qué puedo hacer para ayudar a prevenir la CDI?

  • Tome antibióticos solamente cuando su profesional de atención médica los recete. Tome todos los antibióticos exactamente como se lo ordenen. Nunca deje de tomar un antibiótico sin antes consultar a su profesional de atención médica (aun cuando empiece a sentirse mejor).
  • Cuando atienda a alguien con CDI:
    • Lávese las manos a menudo. Para ayudar a prevenir la CDI, es mejor usar agua y jabón que usar desinfectante de manos.
    • Limpie las superficies que se tocan a menudo, como picaportes (perillas), lavabos y cubiertas de muebles, con un desinfectante, como el cloro (lejía o blanqueador).

Tome una decisión

¿Qué debo considerar al decidir sobre el tratamiento de mi CDI?

Usted y su profesional de atención médica pueden decidir qué será mejor para tratar la CDI y evitar que se repita. Informe a su profesional de atención médica si esta es la primera vez que tiene CDI o si ya la había tenido antes y ahora ha regresado.

Pregunte a su profesional de atención médica

  • Si mi CDI ocurrió después de tomar un antibiótico, ¿debo dejar de tomarlo? ¿Existe un antibiótico diferente que pueda tomar con menos riesgo de que cause CDI?
  • ¿Qué otro antibiótico sería mejor para tratar mi CDI?
  • ¿A qué efectos secundarios posibles del antibiótico para la CDI debo estar atento?
  • ¿Podrían los probióticos evitar que regrese la CDI?
  • Si los antibióticos no son eficaces o si la CDI sigue repitiéndose, ¿podrá ayudar el FMT?
  • ¿A qué efectos secundarios posibles del FMT tendría que estar atento?

Fuente

La información de este resumen proviene del informe Early Diagnosis, Prevention, and Treatment of Clostridium difficile, Update (Diagnóstico, prevención y tratamiento tempranos de la infección por Clostridium difficile), de marzo de 2016. Fue producido por el Minnesota Evidence-based Practice Center (Centro de Práctica Basada en la Evidencia de Minnesota), con financiamiento de la Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica; AHRQ, por su sigla en inglés). Es actualización de un informe de 2011, Effectiveness of Early Diagnosis, Prevention, and Treatment of Clostridium difficile Infection (Eficacia del diagnóstico, prevención y tratamiento tempranos de la infección por Clostridium difficile), producido también por el Minnesota Evidence-based Practice Center (Centro de Práctica Basada en la Evidencia de Minnesota).

Se obtuvo información adicional de la página web MedlinePlus®, un servicio de la National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina) y de los National Institutes of Health (Institutos Nacionales de la Salud) de Estados Unidos.

Este resumen fue preparado por el John M. Eisenberg Center for Clinical Decisions and Communications Science at Baylor College of Medicine (Centro John M. Eisenberg para la Ciencia de las Comunicaciones y Decisiones Clínicas en la Facultad de Medicina de Baylor) en Houston, Texas. Personas que han tenido CDI aportaron opiniones y sugerencias sobre este resumen.